Bill 21: un proyecto de ley que amenaza a las religiones

Bill 21: un proyecto de ley que amenaza a las religiones

Quebec, Canadá, protagoniza momentos de tensión en su sistema político. El domingo 16 de junio se aprobó en legisladores el proyecto de ley 21: una ley que busca prohibir el uso de símbolos religiosos en los empleados públicos, mientras ejercen su función. Con una votación de 73-35, la aprobación de la llamada ley de laicidad se definirá este viernes 19. 

Este viernes será determinante para muchos habitantes de Quebec, la provincia canadiense de habla francesa. Con una considerable mayoría en legisladores hace un mes, la Ley 21 o Bill 21 intentará buscar su aprobación el próximo 19 de julio. ¿Qué plantea? Esta ley busca prohibir el uso de cualquier símbolo religioso por parte de los empleados públicos -incluidos profesores, maestras, jueces y policías- mientras están en horario laboral. Con esta ley, Quebec obliga a miles de sus habitantes a elegir entre sus creencias religiosas y su estabilidad financiera.

Los que defienden este proyecto, aseguran que se plantea en pos de seguir los ideales seculares de la provincia, mientras que los que se oponen sostienen que se trata de un ataque contra las minorías religiosas como los musulmanes y los judíos. Con respecto a esto, el Primer Ministro Justin Trudeau afirmó que no es tarea del gobierno legislar sobre qué deben o no usar sus habitantes.

En base a esta medida, un colectivo musulmán radicado en Quebec lanzó una petición en change.org para frenar el proyecto de ley.

Numerosos habitantes de Quebec remarcaron que se ven afectados por esta ley por dos razones: por un lado, los numerosos crímenes de odio que se producen hacia las personas que aún no se han adaptado al proyecto de ley y todavía usan su indumentaria religiosa. Por el otro, la cantidad de personas pertenecientes a una u otra de las religiones afectadas, los cuales sienten que no desean perseguir un sueño profesional en un lugar que no respeta sus costumbres y creencias religiosas.

La reciente legislación permite mecanismos disciplinarios de vigilancia que emitirán sanciones a quienes no cumplan con lo estipulado. Los elegidos para hacer cumplir esta ley ya fueron apodados “policía secularista”.

Por Carmela Laucirica