Seis pasos para un medio ambiente sano y limpio post pandemia

En el Día Mundial del Ambiente, la ONU difundió seis recomendaciones para tener un planeta más sano y limpio, después de la pandemia. Frente a la actual pandemia, hemos comprobado que existen alternativas más sustentables, y eso es lo que la ONU propone que sigamos aplicando.

Durante el aislamiento y la pandemia, hemos comprobado que es posible tener hábitos más sustentables. Entre ellos, pudimos ver cómo el aire y el agua se limpian si somos más cuidadosos, cómo las calles pueden estar más tranquilas si redefinimos las formas de trabajar, etc.

En este sentido, la ONU propuso seis pasos para aplicar luego de la pandemia, a los fines de tener un medio ambiente más limpio y sano. Entre ellos, está el cuidado de nuestra naturaleza, fomentar ciudades y alimentos sustentables y saludables, entre otros.

Proteger y preservar la fuente de la salud humana: la naturaleza

En este primer paso, la ONU remarca que para que una sociedad lleve adelante su economía necesita de la naturaleza, por ser la fuente de los recursos por ejemplo. Ante esto, la deforestación, la agricultura intensiva y el consumo de animales no colaborar con nuestro planeta. Teniendo en cuenta que estos hábitos favorecen el riesgo de epidemias o pandemias como el Covid-19, hay que replantearse estas actividades.

Invertir en servicios esenciales, desde agua y saneamiento hasta energía limpia en instalaciones sanitarias

Un dato alarmante que arrojó la pandemia, es que muchas personas alrededor del mundo no tienen acceso a servicios básicos como el agua para tomar o lavarse las manos. Más aún, se supo que un 40% de los hogares no cuenta con instalaciones para el correcto lavado de manos. Siguiendo esta línea, la ONU invita a que los ámbitos laborales cuenten con los insumos necesarios para mantener higienizados a sus trabajadores, ya que así se pueden evitar enfermedades.

Asegurar una transición energética rápida y saludable

“Más del 90% de las personas respiran aire exterior con niveles de contaminación que exceden los valores de referencia de calidad de aire. Dos tercios de esta exposición a la contaminación exterior son el resultado de la quema de los mismos combustibles fósiles que impulsan el cambio climático“, explicó la ONU en sus recomendaciones.

Para intentar revertir esta situación, nos encontramos con que las energías renovables y su forma de almacenarlas son cada vez más económicas, además de generar más trabajos y mejor pagos. Una rápida transición global hacia la energía limpia no sólo acordaría con los lineamientos del Acuerdo de París, sino que también mejoraría la calidad del aire que enferma a tantas personas actualmente.

Promover sistemas alimentarios saludables y sostenibles

En cuanto a nuestra alimentación, ya sea por escasez o por hábitos poco saludables, corremos riesgos altísimos de enfermarnos. Incluso, contrayendo enfermedades como la diabetes o la obesidad, somos más vulnerables a otros virus y enfermedades como el Covid-19. “Existe la necesidad de una transición rápida hacia dietas saludables, nutritivas y sostenibles”, asegura la ONU.

Construir ciudades saludables y habitables

Muchas ciudades del mundo son responsables de una gran concentración de personas, lo cual trae consigo altos niveles de contaminación del aire por ejemplo. Esto es así porque aún no hemos logrado reemplazar los viajes en auto por el transporte público, la caminata o la bici. Con esta transición, no sólo reduciríamos la contaminación del aire, sino también la inactividad física y los accidentes de tránsito.

Dejar de usar el dinero público para financiar la contaminación

Según la ONU, “a nivel mundial, se gastan aproximadamente 400.000 millones de dólares cada año del dinero de los contribuyentes para subsidiar directamente los combustibles fósiles que están impulsando el cambio climático y causando contaminación del aire”. Inclusive, se le suman los gastos de salud e impacto ambiental que esta misma explotación de recursos conlleva.

×