Minneapolis pide a gritos justicia por George Floyd

Minneapolis ha vivido su tercera noche consecutiva de protestas y disturbios por el asesinato de George Floyd en manos de la policía. El hombre afroamericano, estaba desarmado y fue esposado por pagar con un supuesto billete falso. El efectivo policial lo redujo, lo tiró al piso y con una rodilla en su cuello cortó su respiración.

Las manifestaciones e incidentes en grito de #JusticiaPorGeorgeFloyd han salpicado a otras ciudades de EE.UU., desde Nueva York a Denver. La violencia, los incendios y los saqueos registrados en la noche del miércoles en Minneapolis, la principal ciudad de Minnesota, se extendieron en la noche del jueves a su llamada ‘ciudad gemela’, St. Paul, la capital del estado. Ello a pesar de que unas horas antes el gobernador del estado, Tim Walz, decretase el despliegue de la Guardia Nacional y el estado de emergencia en las dos ciudades y en sus alrededores.

En Minnesota, al igual que en la víspera, las concentraciones pacíficas y los discursos de los activistas dieron paso a represión de la policía, en especial en los alrededores de la comisaría número 3 de la ciudad, donde están asignados los cuatro agentes involucrados en la muerte del hombre, George Floyd. Los agentes respondieron con material antidisturbios como gas lacrimógeno y balas de goma. Al final de la noche, grupos de manifestantes penetraron en la comisaría, que había sido evacuado por los miembros de la policía.

La indignación y la violencia se han apoderado de Minnesota -y ahora también de St. Paul- desde que el martes circulase un vídeo con los últimos momentos de vida de Floyd de 46 años. En el vídeo, grabado por una viandante, se ve cómo un policía aprieta con la rodilla en el cuello de la víctima, mientras está triado en el suelo, boca abajo y esposado. “No puedo respirar”, “me vas a matar”, se le escucha decir mientras agoniza.

El jueves, además, salió a la luz un vídeo de la detención de Floyd que contradice el informe policial, en el que se decía que la víctima ofreció resistencia, y no se mencionaba la maniobra de asfixia que sufrió, una práctica que no permite ni el Departamento de Policía de Minneapolis ni muchos otros cuerpos de policía.

En la noche del miércoles, hubo protestas también en Los Ángeles (California) y en Memphis (Tennessee), y el jueves se extendieron a otros puntos del país. En Nueva York, las protestas se alargaron hasta entrada la noche en Manhattan. Arrancaron en uno de los puntos neurálgicos de la ciudad, Union Square, donde la policía realizó una treintena de arrestos y después se trasladaron al Sur de la isla, en las inmediaciones de Wall Street. Este periódico fue testigo de al menos una decena más de detenciones durante los disturbios, en los que los que varios centenares de manifestantes protestaban contra los abusos policiales a la minoría negra con gritos como ‘Si no hay justicia no hay paz’. Intentaron cortar una de las vías principales de la zona, la autopista West End, hubo persecuciones y acabaron por disolverse en las inmediaciones del puente de Manhattan.

También se registraron disturbios en lugares como Albuquerque (Nuevo México), Portland (Oregón) o Denver (Colorado). En esta última ciudad, se escucharon disparos en medio de una concentración delante del Capitolio -la sede legislativa- del estado, lo que llevó a la policía a cerrar el recinto.

×