Entrevista a Silvia Ferreyra, Coordinadora Nacional de MuMaLá

Silvia Ferreyra, Coordinadora Nacional de Mujeres de la Matria Latinoamericana (MuMaLá), dialogó con este medio sobre la violencia de género y su consecuencia más extrema, los femicidios, en tiempos de aislamiento social, preventivo y obligatorio decretado por la pandemia de coronavirus. La entrevistada, nos comentó que desde que rigen las primeras restricciones de movilidad, por la situación sanitaria, se han perpetrado 36 femicidios en Argentina. La organización feminista exige la declaración de la Ley de Emergencia Ni Una Menos.

La organización feminista es reconocida por sus informes mensuales sobre la situación de la violencia por motivos de género y los crímenes relacionados a la misma, en el país. Según los últimos datos, registrados por el Observatorio Nacional MuMaLá, del 1ro de enero al 27 de abril, se perpetraron 99 femicidios, incluidos 3 trans- travesticidios.

“Nosotras venimos alertando el tema de la necesidad de disponer a nivel nacional una ‘Emergencia Ni Una Menos’, así le llamamos por las cifras que se siguen manteniendo respecto a los femicidios en nuestro país”, dijo Ferreyra.

Siguiendo con los datos, la coordinadora nos comentó que a partir del 12 de marzo de este año, fecha en la que comenzó a regir la movilidad de circulamiento, se contabilizaron 36 femicidios, más otras 7 muertes violentas que todavía están en estudio para poder definir las características, las modalidades. La organización registró 30 intentos de femicidios, durante este lapso de tiempo.

“Las mumalá pensamos que esta pandemia nos encuentra en una situación grave en distintos niveles a nivel país, no solamente a en relación a la violencia de género, sino que también en materia económica, en materia de instituciones, el mismo sistema de salud. Nos encuentra en una situación gravísima, ya veníamos arrastrando una situación de emergencia económica, social, en muchos aspectos y la pandemia vino a agravar esa situación”, profundizó Silvia, en referencia al contexto actual de Argentina.

En relación al párrafo anterior, la entrevistada explicó que toda la red de asistencias a las víctimas de violencia, las oficinas de género, las direcciones de género, ya estaba en una situación bastante complicada porque no existen en todas las localidades del país; y cuando existen no hay necesariamente equipos interdisciplinarios a cargo de la asistencia.

“En general es una sola persona la que atiende, que indica cómo realizar las denuncias, no todos cuentan con un equipo de psicólogos, trabajadores sociales, abogados, que puedan acompañar todo lo que implica el proceso de realizar una denuncia o buscar asesoramiento para ver cómo encarar una situación compleja en relación a la violencia de género, sobre todo cuando hay un cónyuge, un ex cónyuge, cuando hay niñes”, dijo Ferreyra.

La Coordinadora Nacional de MuMaLá, explicó la persistencia de 3 eslabones débiles, en materia de género: Uno es la asistencia, la red de asistencia, que es el más cercano a la víctima; el segundo es la falta de recursos económicos para que haya fortalecimiento de todo, ya sea de las propias redes de asistencia del estado o de las organizaciones y también para la propias víctimas y familiares de las víctimas; y el tercer eslabon, que notan con mucha debilidad es la triada que hay entre el Ministerio Público Fiscal, la Justicia y las Fuerzas de Seguridad.

“Sobre el total de víctimas hay un 80% de los femicidios, de las víctimas de femicidios que no han hecho denuncia”, enfatizó Silvia Ferreyra.

×