8A: #QueSeaLey

Foto: Lucía Prieto

En marzo de este año, el presidente Mauricio Macri anunció que se permitirían las discusiones sobre la legalización del aborto en el Congreso y, a partir de esa fecha, el país se tiñó de verde. En este informe, te contamos cuándo y cómo comenzó la demanda por el derecho al aborto en nuestro país.

El movimiento Ni Una Menos, que comenzó en Argentina, se exportó también a otros países de la región y, además, fue consecuencia del hartazgo de millones de mujeres en el mundo que salieron a pedir por sus vidas, sus libertades y derechos negados. Hoy, a tres años de su surgimiento, sumará un nuevo capítulo en la historia, luego de que se conozca la decisión final de la Cámara de Senadores.

En las calles, miles de mujeres están expectantes y reúnen fuerzas para #QueSeaLey.

La insignia como una marea

El pañuelo verde viaja alrededor del mundo y tiñe portadas de diarios, muros y cuerpos. Pero, ¿cómo nació este símbolo? Luego de que se conformara la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto, fue necesario dotarla de una insignia distintiva: así surgió el pañuelo verde. Pañuelo, porque representa y homenajea la lucha de Abuelas de Plaza de Mayo, y verde porque en ese momento se lo tomó como un color vacante, que no representaba ninguna otra ideología.

El pañuelo va de la mano con las consignas fundamentales que representan a la campaña y al proyecto de ley por la interrupción voluntaria del embarazo: “Educación sexual para decidir; anticonceptivos para no abortar; aborto legal, seguro y gratuito para no morir”

El aborto en el mundo

En Canadá, Estados Unidos, India, Uruguay, los países que pertenecían a la vieja Unión Soviética y la mayoría de los países europeos, el aborto está permitido bajo distintas legislaciones. Mientras que en la mayoría de los países africanos, asiáticos y latinoamericanos, está prohibido y, hasta en algunos casos, penalizado.

El pasado mayo, en Irlanda, se aprobó, a través de una consulta popular, la legalización del aborto. Pero antes de eso, hace un siglo, fue Rusia quien legalizó el aborto luego de la Revolución de 1917, y, por esta razón, sus mujeres se convirtieron en pioneras. Cincuenta años más tarde, y con el auge de la tercera ola feminista, algunos países europeos y Estados Unidos llegaron a la legalización. Sin embargo, es necesario aclarar que muchos países que lograron este avance en materia de derechos, también retrocedieron a causa de regímenes totalitarios, como es el caso de Rusia.

En América Latina, el proceso emancipatorio de las mujeres ha sido un tanto más lento. La fuerte injerencia de Iglesia católica y el carácter colonizado de la región son factores influyentes. Hoy, el mundo mira a estas mujeres que luchan en primera fila por los derechos humanos y la igualdad de género.

En la región, los índices de abortos son altísimos: se realizan, por año, 4 millones y medio, de los cuales el 90% se realizan en clandestinidad. Las mujeres que abortan tienen entre 15 y 29 años y el 70% de ellas pertenecen a la clase trabajadora o los sectores más humildes de la sociedad. Por otro lado, la Organización Mundial de la Salud estima que el 12% de las muertes maternas de la Latinoamérica son por abortos mal practicados. 

Pese a estos números, son sólo siete los países en los que se puede abortar sin ninguna restricción: Cuba, Uruguay, Guyana, Puerto Rico, Barbados, Belice, San Vicente.

Lee también: La agenda en Córdoba de la vigilia por el aborto legal

Legalización en nuestro país

En Argentina, el aborto es considerado un delito desde 1921, pero las luchas por el derecho al aborto y la anticoncepción comenzaron en 1975, luego de que un decreto firmado por Perón en 1974 prohibiera la venta de anticonceptivos.  

Con el advenimiento de la democracia en 1985 volvió a celebrarse  el Día Internacional de la Mujer Trabajadora y comenzó a demandarse el derecho al aborto. Algunas de las consignas eran: “Aborto Libre”, “Nosotras parimos, nosotras decidimos” y “Despenalización del aborto ya”.

Un antes y después para el movimiento de mujeres fue la organización de los Encuentros Nacionales de Mujeres (1986), espacio donde se reafirmaron la lucha y las discusiones en torno al tema. Y que años más tarde vería nacer a la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto.

Fue en 2003 cuando se originó la campaña y, por primera vez, se votó un plan de lucha coordinado para ser desplegado en todo el país. Dos años más tarde, esta se convertiría en la coalición que conocemos hoy, integrada por agrupaciones políticas, intelectuales, referentes políticas y artistas que redactaron el proyecto de ley por la interrupción voluntaria del embarazo, que hoy se votará en el Senado.

Legislación y oposición

En 1992 se presentó por primera vez un proyecto de ley sobre anticoncepción y la legalización del aborto. Dicho proyecto obtuvo la adhesión de un solo diputado.

Entre 2007 y 2016, el proyecto diseñado por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto se presentó 6 veces, pero recién este año alcanzó estado parlamentario, con la firma de 72 representantes de los distintos bloques. Por primera vez en la historia de nuestro país, alcanzó media sanción en la Cámara de Diputados y congregó a más de 700 expositores, para que se convierta en ley.

Contrariamente, las legislaciones en contra de la legalización han sido mucho más determinantes. Un ejemplo es la reforma constitucional de 1994 que, entre sus modificaciones, incluyó una pedida por la Iglesia católica: incorporar la defensa de la vida desde la concepción. Planteo que hoy les sirve a algunos para oponerse al derecho fundamental de decidir de cada cuerpo gestante y a salvar la vida de muchas mujeres que mueren a causa de la penalización y la clandestinidad del aborto.

Cifras que alarman

Durante las exposiciones en la Cámara de Senadores, el ministro de Salud Aldofo Rubinstein brindó información sobre esta situación: en Argentina, se realizan 354.627 abortos por año, de los cuales 70.200 devienen en mujeres hospitalizadas. Además, agregó que la legalización reduciría la cantidad de internaciones a 1.445 y el número de muertes por la práctica clandestina en un 92%.

La decisión que se tome hoy en el Senado marcará, sin dudas, un antes y después en la historia argentina y el movimiento de mujeres, que hizo que esta demanda alcance más voces. 

Soledad Cortez

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*