¿Qué pasó en las PASO?

Luego de un proceso electoral tan complejo como las últimas primarias legislativas, son muchos los puntos a analizar ¿Cuánto influye el “voto útil”? ¿Acompañar o marcar límites? Lo cierto es que a priori, todos criticaron las PASO que después se encargaron de festejar. Las Primarias, que deberían ser Abiertas, por supuesto Legislativas y Obligatorias, lamentablemente solo fueron legislativas y obligatorias.

En Córdoba, sólo dos listas dieron la posibilidad al electorado de sentenciar las fórmulas finales para octubre: Cambiemos, con la elegida por Macri y la variante radical encabezada por Rossi, y la alianza País, que quedó en el camino con sus cuatro listas. A nivel nacional, el panorama se repitió. Lo que es una herramienta útil para democratizar, no está siendo utilizada por los partidos políticos para dirimir sus candidaturas. Pero eso sí: quienes más la criticaron, fueron los que terminaron festejando a nivel país.

Desde los números, se consolidó el candidato presidencial apoyado por la estructura radical: el ex árbitro y actual diputado Héctor “la Coneja” Baldassi, que a través de una discreta campaña por redes sociales, consiguió un apoyo de más del 44 por ciento. No es casualidad. Se dice que Córdoba fue la cuna del cambio, cuando el actual presidente consiguió que 7 de cada 10 comprovincianos lo elijan en la segunda vuelta de 2015. Aquí mismo, Macri cerró la campaña junto a los candidatos oficialistas, que lograron vencer al peronismo provincial ¿De quienes son los votos? ¿Baldassi se está probando el saco de candidato a algo más grande? ¿Qué lugar ocupa el radicalismo en la alianza?

Martín Llaryora tiene la mochila de competir contra un mismo electorado que el cambiemita, en una campaña que llevaron adelante Macri y Schiaretti como puntas de espada por cada fuerza. El ex intendente de San Francisco intentó seguir con el discurso del “cordobesismo”, que no fue tan eficaz y lo dejó debajo del 30 por ciento, casi en el piso mínimo con el que cuenta históricamente Unión por Córdoba ¿Fin de ciclo? Es la hipótesis que intenta llevar adelante Cambiemos en la provincia. Tiene puntas de lanza muy distintas: Juez, Mestre, ¿Aguad? ¿Negri?

Podemos decir que el candidato que más sorprendió fue Pablo Carro, que sin estructura partidaria ni apoyo nacional directo y alegando al kirchnerismo en un terreno poco fértil para lo nacional y popular, logró posicionarse como tercera fuerza en las PASO. En 2013, la ex rectora de la Universidad, Carolina Scotto, lograba números similares, y tras conseguir el 10 por ciento en las primarias, consiguió dos bancas al sumar el 15 por ciento en las definitivas, que equivalían a más de 300 mil votos. Para lograr esto, Carro deberá lograr casi duplicar su número de votantes.

Caso aparte para los partidos de izquierda que, siendo dos coaliciones, siguen presentando competencia en un mismo nicho de votantes. Los casi 7 puntos porcentuales que se dividieron en fuerzas rojas, lo hicieron entre el 4 por ciento del FIT y un poco más del 2 por ciento para Luciana Echevarría y su Izquierda al Frente. También es destacable la labor de los partidos de derecha vecinales, que candidatearon a García Elorrio y al periodista Alberto “Beto” Beltrán.

En total, como mínimo, 76 mil votos no podrán repetirse, ya que las listas elegidas no pasaron el 1,5% necesario para presentarse en octubre. En porcentajes, es un más de un 3%, para nada despreciable, tanto para Unidad Ciudadana como para el FIT, que de obtener esa cifra estarían ampliando considerablemente su elección. Tampoco es menor el caso de votos en blanco e impugnados, que sumaron 60 mil (3%).

 

Provincia de Buenos Aires

La madre de todas las batallas, la elección a senadores, no estuvo exenta de polémica. Con intercambios y acusaciones cruzadas, dos candidatos terminaron en empate técnico pero con un claro perdedor: las encuestadoras. Cuando todos vaticinaban una diferencia de más del 3% para Cristina Fernández, la jornada terminó a las 4 de la mañana con resultado incierto y apenas milésimas de diferencia, aún cuando faltaban varias mesas clave de escrutar.

¿Como lo lee Cambiemos? Posiblemente, mejor de lo que se esperaba, teniendo en cuenta también que es una elección primaria y que posiblemente haya mayor participación en octubre. Un candidato con muchos errores discursivos y una lista que no terminó de convencer, contó con el férreo apoyo del caballo de batalla del PRO: María Eugenia Vidal, el ángel de Cambiemos, la leona. Su sola aparición, más el apoyo de Macri, hicieron que un candidato “ignoto” logre pelear a la par con una ex presidenta.

Ahora ella ¿Cómo se leerá desde el bunker de Unidad Ciudadana? La idea del “cristinismo” fue justamente abrirse a la sociedad, en tono conciliador y sin banderas políticas, ese flagelo que la opinión pública parece querer desterrar. Con candidatos fuera del rango K, como el radical Leopoldo Moreau, o el funcionario Jorge Taiana, y otros primerizos, sin la estructura partidaria del PJ (que aparentemente acompañó a Randazzo), consiguió pelear de igual a igual con el partido oficialista a nivel país, provincia y ciudad, que hasta hace 18 meses era no más que un partido centrado en la capital. Ahora bien, Cristina Fernández, ex presidenta, despedida de su gestión a plaza llena, en medio de una crisis económica innegable, ¿no puede superar ampliamente a un candidato flojo como Bullrich? Eso, da que pensar. De hecho, terminó duranbarbizando su comunicación, con mensajes de cordialidad, sin ir al choque.

 

A nivel país

La noticia de esta gran encuesta nacional es que los oficialismos provinciales se vieron agotados: Cambiemos representó la opción más votada en Córdoba (hace 18 años gobierna el Partido Justicialista), San Luis (desde el regreso de la democracia gobiernan los Rodríguez Saá), Neuquén (Movimiento Popular Neuquino lleva 55 años en el poder, pero perdió contra Cambiemos), Santa Cruz, otra de las cartas que saca a la luz el oficialismo cuando necesita mostrarse diferente al kirchnerismo, fue otra derrota.

Hay más dudas que certezas ¿A dónde irán los votos en blanco, impugnados y de candidatos que ya no estarán en la próxima elección? ¿Qué papel jugará la economía? ¿Cómo actuará el Congreso? ¿Ganan los políticos, las estructuras o los medios de comunicación? Lo único cierto es que estás leyendo una nota escrita en una página independiente, y eso ya cambió para siempre la política y la difusión de ideas como conocemos. Mientras la tv abierta corta las transmisiones a horario estelar, en las redes se vive el minuto a minuto como ningún medio nunca podrá igualar. Todo está por verse. Será hasta octubre.

 

Columna de opinión redactada por Nicolás Leoni, invitado especial del medio. Las posturas e ideologías expresadas en la misma, son respetadas por el medio, en búsqueda del fomento de la libertad de expresión.
Foto: Clarín.com

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*