Debate electoral: distintas posturas y una propuesta para las PASO

En 2015 se realizó el primer debate presidencial en nuestro país. Este año, la UNC llevó a cabo el mismo ejercicio en sus elecciones a decanos. En Córdoba, un candidato a Diputado pidió a la Justicia Electoral Federal para que declare obligatorio un encuentro de este tipo entre los postulantes.

 

El 4 de octubre de 2015 se realizó el primer debate presidencial en la Argentina, convocado por una organización no gubernamental. Dos meses después, el Poder Ejecutivo promulgó la obligatoriedad de los encuentros para los candidatos que superen las PASO. La medida había sido aprobada a fines de noviembre por el Congreso.

 

Argentina Debate

Argentina Debate es la ONG que organizó el primer diálogo público entre candidatos, donde participaron cinco de los seis postulados: Margarita Stolbizer, Nicolás del Caño, Mauricio Macri, Adolfo Rodríguez Saá y Sergio Massa. Daniel Scioli no se presentó.

La entidad expresó su postura a favor del encuentro afirmando que se trató de “una iniciativa que promueve la cultura del diálogo. A partir del intercambio se generan nuevas y mejores ideas”.

Luego del primer acontecimiento, y de las PASO, Macri y Scioli participaron del segundo, el 22 de noviembre de ese año. 

Tres días después de la asunción del actual Presidente, se publicó en el Boletín Oficial una ley sancionada por el Congreso, que convirtió en obligatorios los debates presidenciales para quienes superen las elecciones primarias. El mismo debe ser transmitido por todos los medios pertenecientes a Radio y Televisión Argentina Sociedad del Estado y debe realizarse entre 20 y 7 días antes de la votación.

León Carlos Arslanian, miembro del Comité Estratégico de Argentina Debate, explicó en una nota en La Nación: “Adviértase que la idea de debate no es tan sólo proyectar la imagen de dos hombres que se pelean por televisión, sino algo mucho más complejo, profundo y productivo. Supone, por un lado, la explicitación del arsenal de ideas que, llegado al poder, y por el otro, cómo se traducirá ello en la formulación de políticas propias de la gestión gubernamental”.

Desde la Asociación por los Derechos Civiles, aseguran que “el debate es una oportunidad para que los candidatos se definan, digan qué piensan y qué proponen. De este modo, funciona como un bien público para la ciudadanía”.

 

Una costumbre que va en aumento

Este año, la Universidad Nacional de Córdoba se sumó a la idea de deliberar propuestas y realizó su primer debate, en el marco de las elecciones a decanos. La medida surgió en diciembre de 2016, cuando la Asamblea Universitaria aprobó la elección directa, secreta y obligatoria de las autoridades unipersonales de las distintas facultades.

 

Una propuesta cordobesa

El candidato a Diputado Néstor Moccia, quien encabeza la lista del Frente Somos, solicitó el pasado lunes a la Justicia Electoral Federal que se realice un debate entre los candidatos de todo el país antes de las PASO. Además, presentó un pedido al Rectorado de la UNC, para que organice el evento a través de los Servicios de Radio y Televisión (SRT).

Días atrás, Martín Llaryora, también se expresó a favor: “Invito a debatir públicamente a todos los candidatos las propuestas para el Congreso”.

A nivel nacional, Esteban Bullrich, precandidato a senador por Cambiemos, aseguró que discutir propuestas con con Massa, Cristina y Randazzo –los otros postulados para la Cámara alta en la provincia de Buenos Aires- sería “muy pero muy productivo”.

 

Por Agustina Oliva.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*